• Quiya

Marketing Tradicional y Marketing Digital: interrupción vs. atracción




Nacieron en épocas distintas y, aún cuando pretendan ser parecidos, guardan diferencias de base. En lo que ampliamente son dispares es en el modo de aplicación, y los consumidores actuales prefieren el último. De ahí, que se suela decir que lo estándar no se mueve igual en el mundo virtual, ni lo hará.


De ahí que uno de los fallos más comunes que las empresas cometen sea pretender que las estrategias de Marketing Digital se hagan de modo similar a una estrategia clásica antigua, esto se traduce en pretender que el mensaje llegue "como sea”, estén los consumidores atraídos o no.


Es un problema, y por eso, la asesoría digital con expertos es clave. Muchas compañías, sobre todo las que comenzaron antes de la era virtual, no ven el marketing como lo vemos ahora y siguen pensando con la mentalidad de aquellos años donde todo era para todos y se masificaba el contenido, sonando casi hasta agresivo de tan directo e interrumpiendo a la audiencia para comunicarlo.


Y aquí las diferencias: el marketing más tradicional no toma en cuenta el cambio en los hábitos de las personas que consumen. Por eso, en el universo online no encuentra su sitio fijo.


En el Marketing Digital se elige y se interactúa mucho más. Cada día, las audiencias deciden qué y cómo consumirlo. Por eso para una empresa resulta a veces tan complicado llegar a comunicarse con su público, porque no dominan el formato actual de la comunicación más sutil, relevante y de atracción y sólo encaran publicidades clásicas como los anuncios repetitivos en redes sociales como la publicidad en Instagram que, si bien tiene un alcance muchas veces masivo, no significa que se traduzca en resultados concretos.


Es entonces el nuevo marketing el que deriva sus acciones en una acción que pretende ser mucho más relacional con el cliente. Por eso, no interesa demasiado si el negocio es grande o pequeño, el foco se centra ahora en la calidad más que en el precio, y consigue gustar.


Así, al público no se lo invade con mensajes únicos; se le crea contenido útil para que él sea quien encuentre eso que está buscando y nos mire. Ahora la relevancia gana el terreno, por eso la publicidad tradicional queda obsoleta y a un clic de ser dejada de lado, casi definitivamente.



Fuente y foto: Noticias Mercedinas